Earprotech Blog

10 RAZONES DE PESO PARA USAR IN-EAR A MEDIDA

¿Cuándo fue la última vez que tuviste una gran experiencia con monitores de escenario? ¿Podías escucharlo todo, con buen nivel de volumen (sin volarte los oídos) y el técnico de monitores respondía instantáneamente y de manera acertada a cada una de las indicaciones de la banda? Es bastante improbable. Desgraciadamente, es algo habitual con los monitores de escenario. 

Cualquiera que haya actuado en directo, probablemente, haya lidiado con un sistema de monitores de escenario deficiente pero, incluso el mejor sistema de monitores de escenario, tiene muchas limitaciones debido a las leyes de la física, y esas leyes son inquebrantables por muy buen sistema que sea. 

El sistema de monitorización tipo In-Ear a medida se desarrolló a partir del deseo de crear una experiencia auditiva en el escenario que pudiera superar las limitaciones impuestas por un sistema tradicional de monitores de escenario. Hay varios factores que, tomados en conjunto, dan como resultado una calidad de sonido superior a la de los sistemas de monitores de escenario.

10 MOTIVOS POR LAS QUE CUALQUIER MÚSICO DEBERIA CONSIDERAR EL USO DE IN-EARS A MEDIDA.

Sonido adecuado sin guerras de volumen.

La señal más común que se le pide a los técnicos de monitores es «¿me puedes subir?» Desafortunadamente, no siempre es tan sencillo. Muchos factores pueden limitar la intensidad del sonido de una señal cuando se usan monitores de escenario tradicionales: el tamaño de los monitores, la potencia y, lo que es más importante, la ganancia acústica. Otro factor que juega en la contra de una buena escucha es el nivel de ruido en el escenario. Muchas veces, los vocalistas dependen únicamente de los monitores de escenario, a diferencia de los guitarristas, bajistas y teclistas, cuyos instrumentos generalmente se amplifican. Los bateristas, por supuesto, son acústicamente ruidosos sin amplificación. 

Las guerras por el volumen son de lo más habitual, ya que los músicos luchan por escucharse a sí mismos sobre el creciente estruendo. A menudo, la claridad de las voces se oscurece a medida que se agregan otros instrumentos a la mezcla de los monitores de escenario, lo que se hace cada vez más necesario si hay menos mezclas disponibles. Con frecuencia, los teclados, guitarras acústicas y otros instrumentos que dependen de los monitores compiten con las voces en el espacio sonoro. 

Un sistema de monitorización tipo In-Ear a medida, que aísla al usuario de los volúmenes excesivos y de la deficiente acústica de la sala, permite al músico lograr una calidad de "estudio" en la experiencia de escucha en directo. La mezcla del monitor se puede adaptar a las preferencias individuales, sin luchar contra factores que, de otra manera, no se pueden controlar. 

Eliminación del Feedback.

¿Quien no sufre los malditos acoples o el zumbido constante en los monitores de escenario? Es uno de los motivos por los que la monitorización In-Ear es tan conveniente. La retroalimentación se produce cuando el sonido amplificado de un altavoz es captado por un micrófono y se vuelve a amplificar. Esto suele ocurrir en escenarios llenos de músicos, donde los micrófonos y los monitores están demasiado juntos. Cuando toda la banda le pide al técnico que suba los micrófonos, la retroalimentación es inevitable. Los sistemas de monitorización tipo In-Ear hacen que estos inconvenientes no se produzcan, ya que la señal va directamente a tus oídos, haciendo imposible el circuito de retroalimentación.

Calidad de sonido.

Un buen sistema de monitorización tipo In-Ear a medida te ofrece la oportunidad de dominar por completo lo que realmente quieres escuchar encima del escenario. Por ejemplo, no tendrás que sufrir para poder distinguir el sonido de la guitarra entre el apabullante sonido de los platos de la batería. Tener una buena escucha bajo control significa que toda la banda tocará mejor, y eso siempre será mucho más divertido, tanto para la banda como para tu público.

Consistencia.

Este tipo de sistemas de monitorización tipo In-Ear a medida te permiten tener la misma configuración cada vez que vayas a tocar en directo, por lo tanto, evitarás tener que adaptar tu equipo a nuevas configuraciones en cada show. Esto facilita mucho la labor del técnico de monitores, dando lugar a un directo contundente, tanto para el público como para la banda, sin importar el lugar donde estéis tocando.

Protege tus oídos.

Tus queridos y valiosísimos oídos. La exposición prolongada a altos niveles de presión acústica perjudican seriamente tu capacidad auditiva, de manera permanente y irreversible. Si, has leído bien, PERMANTENTE E IRREVERSIBLE.
Tocar con In-Ears a medida te permite tener una escucha a unos niveles de presión bajísimos, con una calidad de audio infinitamente mayor a los monitores de escenario. Sin ninguna duda, es la forma más saludable para seguir dándolo todo en el escenario sin arruinar tu activo más preciado: tus queridos y valiosísimos oídos.

Ajuste total y atenuación de 30dB

El uso de In-Ears a medida te permite la posibilidad de tener una escucha a niveles muy bajos de intensidad. Sólo cuando son a medida se consiguen estos niveles de atenuación (30dB) de manera constante y durante horas, sin necesidad de reajustarlos. Podrás moverte con total libertad, saltar si quieres, que tus In-Ears a medida nunca se moverán de su sitio, y te mantendrán con una escucha perfecta. Estas circunstancias permiten trabajar al oído al 100% de su capacidad para transmitir toda la información que esta procesando a nuestro cerebro, sin dejar nada en el camino. Por eso la sensación y la realidad es que oímos mejor, con todo lujo de detalles. No es de extrañar oír a un músico decir «escucho sonidos y detalles que no sabía ni que estaban en el disco/grabación» 

Control personal de tu mezcla.

Los In-Ears a medida te dan un aislamiento y ajuste inigualable, además de un mejor control de tu mix personal. Cada integrante del grupo puede configurar su propia mezcla de manera independiente y según sus preferencias, por ejemplo, tener voces y guitarra en el oído izquierdo, y batería y bajo en el derecho. Cada uno puede gestionar el nivel de volumen de manera independiente, a través de su petaca inalámbrica.

Portabilidad.

Un sistema completo de monitorización tipo In-Ear a medida cabe en un pequeño maletín, algo a tener en cuenta en una gira y los frecuentes desplazamientos. Si lo comparas con los tradicionales monitores de escenario son todo ventajas: menos trabajo de montaje, no hay que cargar con peso y tienes más espacio para llevar otras cosas en lugar de los voluminosos y pesados monitores. Cuando se eliminan los monitores de escenarios y todo el cableado que conlleva, mejora considerablemente la apariencia en general. Una presentación profesional y discreta es tan importante como la calidad del sonido. La monitorización In-Ear da como resultado un entorno de escenario limpio y de aspecto profesional. 

Reducción de la tensión vocal.

Muy relacionado con el tema del volumen, la capacidad de escuchar con mayor claridad reduce la tensión vocal de los cantantes. Para compensar un sistema de monitores de escenario que no proporciona un refuerzo vocal adecuado, muchos cantantes se ven en la obligación de forzar su voz perjudicándola innecesariamente.

Monitorización en estéreo.

Una de las grandes ventajas es la posibilidad de tener una monitorización en estéreo. Puede que no sea aplicable a todas las situaciones, especialmente con un número limitado de mezclas disponibles. Una mezcla de monitores In-Ear en estéreo puede recrear con mayor precisión un entorno de escucha realista. Pasamos toda nuestra vida escuchando en estéreo, por tanto, una mezcla de monitor, en este sentido, aumenta la percepción de un sonido más natural. La señal en estéreo también permite niveles de volumen generalmente más bajos en la monitorización tipo In-Ear.

Movilidad en el escenario.

Cuando utilizas cuñas de escenario tienes un solo lugar donde todo suena relativamente bien. Si mueves un pie hacia la izquierda o hacia la derecha, de repente, las cosas ya no suenan tan bien. La naturaleza relativamente direccional de los altavoces, especialmente a altas frecuencias, es responsable de este efecto. Sin embargo, cuando utilizas una monitorización tipo In-Ear tienes libertad total para moverte por el escenario, siempre con la misma escucha. La naturaleza constante de los monitores In-Ear también se traduce de un lugar a otro. Cuando se utilizan cuñas, la acústica de la sala juega un papel muy importante en la calidad general del sonido. Dado que los In-Ear a medida te aíslan completamente, la acústica de la sala se elimina de la ecuación. En teoría, para la misma banda con los mismos miembros, la configuración de la monitorización In-Ear podría permanecer prácticamente sin cambios, y la mezcla sonaría igual cada noche, se trate del lugar que se trate en cada caso.

Como puedes ver, todo son ventajas a la hora de prepararte antes de subir a un escenario, ya sea en ensayos o estudio, así como a la hora de hacerlo. La finalidad de un sistema de In-Ears a medida es que, cada vez, seas mejor músico, ya que facilita y simplifica muchísimas circunstancias en tu trabajo y, además, protege tus oídos que, a fin de cuentas, son un valor bien preciado para que puedas permitirte seguir disfrutando de lo que más te gusta.

 

 

Déjanos un comentario

Por earprotech | 26/01/2018
Zeben y Diego de Zebendrums ponen a prueba nuestros protectores a medida. Review & Unboxing
Por earprotech | 14/11/2017
"A principios de 2017 se presentaba un año intenso de conciertos con mi banda Doctor Prats, así que me propuse dar un paso adelante y hacerme con unos auriculares a medida. Hablando con mi amigo y admirado...