Earprotech Care

Una nueva conciencia en protección auditiva

Por una escucha responsable

Debemos ser conscientes en todo momento del volumen al que escuchamos los sonidos en nuestro día a día. Los expertos recomiendan que el nivel de sonido no exceda los 80 dB.

Asegurarnos de que el volumen del televisor, equipo de música, Ipod o reproductor de MP3 es adecuado. El volumen de los equipos no debe sonar muy fuerte y hay que tener especial cuidado si se usan auriculares.

Si usamos auriculares, el volumen del sonido no debe exceder el 60% del volumen máximo del reproductor. Además, si la intensidad es superior al 80% del volumen no debemos escuchar durante más de 90 minutos seguidos.

Los expertos recomiendan el uso de auriculares In-Ear que atenué el ruido externo o de auriculares externos que incorporen reductores de ruido. Estos auriculares permiten utilizar dispositivos de música a un menor volumen pues reducen el ruido externo que es la causa principal de que subamos el volumen. (Es recomendable consultar las especificaciones de los diferentes auriculares).

Si eres usuario de un reproductor MP3, te recomendamos visitar la página Web del fabricante. Las principales marcas permiten a los usuarios descargar un software que limita el volumen del reproductor, evitando así un nivel de intensidad que pueda ser dañino para tus oídos.

Usa protectores auditivos si vas a conciertos de rock o sesiones de DJs. Recuerda no situarte demasiado cerca de los altavoces.

Usa protectores auditivos si trabajas con maquinaria ruidosa.

Presta especial atención cuando vayas en coche. A veces nos dejamos llevar por la música y subimos el volumen hasta niveles poco recomendables para nuestros oídos.

Si las personas que te rodean pueden oír la música de los auriculares de tu mp3, significa que el volumen está a un nivel muy poco recomendable para tus oídos.

Si experimentas zumbidos en los oídos después de utilizar tu reproductor, seguro que has estado expuesto a un nivel sonoro demasiado elevado y prolongado y por tanto, existe un alto riesgo de provocar una lesión auditiva si no modificas este hábito.